Blog

Conoce 9 consejos muy útiles para aislar ruidos molestos de tu hogar

El ruido es una molestia que puede afectarnos de manera física y mental. Tiene el poder de transformar nuestro hogar en un infierno y ninguno de nosotros lo merece. Es por ello que tenemos una serie de tips especialmente diseñados para ti y tu familia para podáis descansar tranquilos en casa sin ningún ruido molesto.

Usa trasdosados acústicos

Cualquier capa tales como paneles de corcho, celulosa, lana de roca espumas absorbentes de sonido serán tus mejores amigas para bloquear el ruido. Consulta con nuestros expertos para obtener un presupuesto y un análisis de acústica para decidir la mejor opción para tu hogar.

Instala ventanas especiales para aislar el ruido

El ruido puede pasar más rápido por las ventanas de tu hogar. Esto es debido a que el vidrio de las ventanas no suele tener la densidad correcta y es inefectivo para bloquear el sonido. Actualmente existen en el mercado diferente grosor para ventanas capaces de aislar cualquier ruido como PVC. Recuerda sellar las ventanas debidamente para evitar filtraciones indeseadas.

Puertas macizas, silencio macizo

Una solución inteligente y efectiva para eliminar el ruido proveniente del exterior es con una puerta maciza. Muchas puertas son huecas para aminorar costos de producción y por ello no son muy efectivas para aislar el ruido. Consigue puertas macizas con nosotros y olvidaos del mundo exterior para descansar más tranquilo.

Los vecinos de arriba también molestan

Podemos aislar cualquier rincón de tu hogar. Aislar el ruido que hacen tus vecinos de arriba en caso de vivir en un apartamento no será problema para nosotros. Utiliza un techo suspendido para absorber el sonido y las vibraciones el piso de arriba.

Mientras más alejado, mejor

Aleja cualquier electrodoméstico o armatoste que genere ruido excesivo de las áreas de descanso para evitar molestias. Consulta con expertos, no llames a desatascoselche.net para esto, para la decoración de interiores o tu arquitecto para que tu hogar tenga espacios que respeten el silencio y la comodidad.

Instala una barrera acústica

Escuchar los desastres que hace tu vecino de abajo puede ser una pesadilla. Muchas familias contemplan la posibilidad de romper el suelo y rehacerlo para aislar el ruido. Pero esto no es una opción muy económica que digamos, te ofrecemos instalar una barrera acústica con lana de roca o celulosa para cuidar tus oídos y tu bolsillo.

Recubrimiento entre habitaciones

Utilizar un recubrimiento que nos aíslen de nuestros vecinos suena como una buena idea. Pero en algunas ocasiones el ruido viene desde nuestro mismo hogar. Para solucionar esto utilizar doble placa entre las paredes de las habitaciones de tu hogar evitará molestias entre los mismos integrantes de la familia.

Las telas también son una buena barrera acústica

De la misma manera, utilizar tejidos y telas para cubrir las paredes y ventadas puede resultar ventajoso para eliminar el ruido de tus vecinos. Incluso un alfombrado puede ayudar bastante. La clave está en utilizar las más tupidas y densas, de esa manera absorberá mejor el sonido y le daréis la bienvenida la paz y tranquilidad.

Conversando se llega a Roma

Muchos de los problemas ocasionados por los vecinos se pueden solucionar hablando, ya lo hicieron los amigos de desatascos en El Campello. En otros casos no es posible bajar el volumen de ruido, para ello es indispensable cubrir los gastos para la insonorización. Quizás hablando con tus vecinos podáis llegar a un acuerdo que los beneficie a todos dividiendo los gastos de instalación. Recuerda que todos los materiales y servicios al respecto puedes conseguirlos con nosotros en Aislamientos Antonio.

Material mejor clasificado por la OMS

Las fibras minerales naturales, sintéticas o de óxidos metálicos dan lugar a la fabricación de lanas minerales, fibras minerales y fibras artificiales o sintéticas. Los óxidos metálicos son muy empleados a la hora de obtener fibras de cerámica, fibras de vidrio o lana de roca.

No hay que obviar que las lanas minerales aislantes se crean a partir de entrelazar filamentos de materiales pétreos, los cuales originan un fieltro que mantiene inmóvil entre ellos el aire. Así se consigue una gran protección frente a la amenaza del fuego, el calor o el ruido.

Las lanas minerales se originan a partir de minerales (para la lana de roca, las rocas basálticas; para la lana mineral de vidrio, la arena de sílice). Se trata de materiales catalogados como óptimos aislantes acústicos, ya que cuentan con una estructura flexible; también son buenos aislantes térmicos, debido al entrelazado que deja el aire inmóvil; su origen orgánico los hace ser además incombustibles.

No pasa nada si las lanas minerales se mojan con el agua, pues al secarse recobrarán el mismo aspecto, desgarro, espesor y apelmazamiento del origen. Las lanas minerales facilitan el ahorro de energía, ya que reducen el consumo de energía de una manera notable.

Lanas minerales con el certificado EUCEB (European Certification Board for mineral wool)

La Organización Mundial de la Salud clasifica las lanas minerales como fibras manufacturadas vítreas e inorgánicas. La NOTA Q que poseen las lanas minerales es la prueba que corrobora que una fibra no es potencialmente cancerígena; se trata de una marca en productos de aislamiento que únicamente tienen las lanas minerales gracias al certificado EUCEB (European Certification Board for mineral wool). De este modo se asegura que son productos de calidad a la hora de aislar, los cuales también son saludables para las personas; otros materiales no pueden presumir de algo tan importante.

El Certificado EUCEB de las lanas minerales quiere decir que los materiales que lo tienen no acarrean peligros para la salud humana, ya que están al día con el cumplimiento de las normas físico-químicas de biosolubilidad fijadas en la Directiva 97/69/CEE (en nuestro país: O.M. de 10/09/1998). Por tanto, se puede aseverar que son productos que no entrañan riesgo para las personas y que no son cancerígenos, lo que es muy tranquilizador sin duda. El EUCEB, emisor del certificado, es un organismo europeo independiente, encargado de verificar que los fabricantes de lana mineral aislante cumplen la normativa. Los productos para insuflado o soplado que cuentan con tan importante certificado son los siguientes:

Soplado lana de roca Rockprime

Soplado lana mineral Insuver black

Insuflado Lana mineral Supafil

Insuflado lana de roca RockWool 001

Insuflado lana mineral Insuver

Las lanas minerales son además biosolubles. Esto quiere decir que el tamaño y el tipo de las pequeñas fibras, en caso de ser inhalada, harán que éstas no permanezcan en el cuerpo, sino que sean procesadas y eliminadas por el organismo humano en menos de tres días. Se trata de materiales con una alta solubilidad, por lo que no serán perjudiciales para el organismo de las personas.

¿Qué beneficios nos reporta el aislamiento termoacústico?

En principio, el poder mantenernos completamente aislados de los ruidos que pueden provenir del exterior de nuestra vivienda, como así también ahorrar en la factura de energía mediante una mejor liberación del calor o contención del mismo en invierno o verano respectivamente.

Lo cierto es que afortunadamente existen algunos materiales aislantes compuestos que nos permiten obtener las ventajas del aislamiento acústico y térmico al mismo tiempo, y que son justamente los que en la jerga se denominan materiales de aislamiento termoacústico.

Por lo general, estos materiales aislantes compuestos de tipo termoacústico están generados a partir de fibras, de modo que cuentan con el beneficio de permitirnos atenuar todos los ruidos que puedan intentar pasar a través de ellos, como así también de evitar el paso del calor desde fuera hacia dentro en verano, o desde el interior al exterior en invierno.

Algunos de los mejores materiales aislantes termoacústicos más utilizados en estos días son la celulosa, la lana de roca, la lana mineral, la fibra de madera, y también el poliuretano, aunque en su caso debe aclararse que las ventajas de tipo acústica son muy menores respecto de los anteriores.

La celulosa se transforma entonces en una de las mejores alternativas que podemos tener en cuenta como aislamiento termoacústico, sobre todo en viviendas que están siendo construidas, ya que utilizando papel reciclado, por ejemplo papel de periódico, se consigue un material que posee insecticidas, ignífugas y fungicidas.

La lana de roca, también llamada borra, es otra de las alternativas habituales en este tipo de casos, ya que al igual que la celulosa tiene un buen comportamiento tanto en cuanto al traspaso térmico como al de tipo acústico.

Lo mismo puede decirse de la lana mineral, también conocida como fibra de vidrio, así que son sin dudas tres buenas alternativas que debes considerar cuando pensamos en los materiales de aislamiento termoacústico más utilizados ahora mismo.

¿Qué otros materiales de aislamiento termoacústico podemos tener en cuenta? Por ejemplo, la fibra de madera, que se obtiene a partir del triturado de madera, y que a diferencia del también mencionado poliuretano, destaca porque su comportamiento frente a situaciones acústicas es tan positiva como respecto del traspaso térmico.

Aisla el ruido de los coches

¿Vives cerca de una autovía y quieres reducir el impacto que el ruido del tráfico tiene en tu vivienda? Entonces debes saber que el aislamiento acústico es una de las mejores soluciones que podemos contemplar en este tipo de situaciones.

Si quieres reducir el ruido del exterior que tiene impacto en tu vivienda, tienes que considerar en primera instancia que existen dos tipos de ruido que son los que principalmente afectan la vida de los clientes que se ponen en contacto con nosotros: por un lado los ruidos aéreos, y en segunda instancia, los ruidos estructurales.

La diferencia entre ellos es que el ruido aéreo es el que se transmite sobre todo a partir del propio aire que nos rodea, perturbando el mismo. De esta forma, cuando escuchamos el ruido del tráfico dentro de nuestra vivienda, se trata del ruido aéreo que accede a la misma. En segunda instancia tenemos el ruido estructural, que se distingue porque se produce cuando un objeto impacta directamente contra otro, generando una vibración como en las instalaciones mal mantenidas.

Generalmente, cuando en una vivienda puede percibirse demasiado ruido, lo que ocurre es que ambos tipos de sonidos se acumulan y se vuelven más fuertes. Por eso en estos casos recomendamos a todo el mundo que apueste por soluciones de aislamiento de última generación, utilizando materiales ecológicos y económicos.

Lo habitual es que los profesionales en la materia que forman parte de nuestro plantel y llevan adelante este tipo de labores, trabajen sobre las paredes y las ventanas de tu vivienda, reduciendo rápidamente hasta 10 decibeles mediante la instalación de un sistema de aislamiento siempre y cuando cuentes con una cámara de aire entre las hojas de tu muro.

Algunos de los principales materiales termoacústicos que se recomiendan en estos días son la celulosa, la lana roca y la lana mineral, aunque por supuesto que hay otros. Sobre todo es interesante el caso de la celulosa, ya que al estar compuesta de papel reciclado, se transforma en una alternativa durable y que tiene un mínimo impacto ecológico.

Por el lado de la lana de roca podemos hablar de otras ventajas como por ejemplo su altísima resistencia térmica, mientras que si nos fijamos en la lana material, es una excelente solución para quienes además de aislamiento estén buscando una opción segura frente a la posibilidad del avance tanto de agua como de humedad.

Mejora térmica del hogar a un gran precio

Optar por el aislamiento térmico en una vivienda supondrá un ahorro para los inquilinos, ya que las prestaciones técnicas de los edificios mejorarán. Será interesante estar al tanto de las subvenciones, de las cuales pueden beneficiarse aquellas personas que decidan decantarse por el aislamiento y por el ahorro en futuros impuestos.

El Código Técnico de edificación transpone la Directiva Europea de Eficiencia Energética (2002/91/CE), por medio de la cual se exige a los países miembros que implementen mecanismo para mejorar la eficiencia energética de los edificios. No hay duda de que el aislamiento térmico, que garantiza un ahorro neto de energía, es una de esas medidas a las que se refiere el DEEE.

Eso sí, los aislamientos conllevan sus costes, de ahí que las Administraciones pongan a disposición de los clientes subvenciones; con estas ayudas económicas se pueden afrontar las rehabilitaciones que aseguran que las viviendas van a reducir su consumo energético.

El coste del aislamiento térmico de la vivienda estará sujeto al gasto en los materiales que se empleen, a los espesores que se apliquen y al tiempo de aplicación. La inversión económica en los aislante, de todos modos, será amortizado en un breve espacio de tiempo, algo que será palpable en el día a día de la vivienda. No hay que olvidar que el aislamiento térmico ayuda a:

  • Mejorar el bienestar y la comodidad del usuario de la vivienda.
  • Reducir la factura energética del inquilino y de la propia nación. Al incorporar el aislamiento térmico se reducen las pérdidas de calor o frío en la vivienda, de ahí que la energía necesaria sea menor; esto hará que se ahorre dinero en la factura. También el consumo del país será menor.
  • Añadir valor al edificio: las ventajas anteriores pueden ser un argumento positivo en caso de alquiler o venta.
  • Disminuir las emisiones de gases con efecto invernadero, principalmente C02.
  • Eliminar las condensaciones y mejorar el aislamiento acústico: por un lado se eliminan las humedades interiores que suelen conllevar la aparición de moho y además se reduce el ruido procedente del exterior o de los propios vecinos.