Aislamientos térmicos con perla de poliestireno

El aislamiento térmico a través de las perlas de poliestireno es una fórmula que puede ser ideal para conservar el calor o el frío en el interior de una vivienda, según nos convenga. Y es que estamos hablando de un método que ofrecerá unas buenas prestaciones en climas con temperaturas muy acentuadas, ya que se trata de un aislamiento térmico con una muy baja conductividad térmica.

Este aislamiento está pensado sobre todo para ser aplicado a través del insuflado en cámaras de aire o por medio del inyectado con adhesivo en las propias cámaras de aire. No hay que dejar pasar por alto la importancia que tienen las perlas de poliestireno a la hora de aislar, ya que, con su colocación, se evitarán humedades, condensaciones originadas de la mezcla de humedad y capa fría, mohos, temperaturas incómodas, etc.

Las perlas de poliestireno garantizan al inquilino de la vivienda un mayor ahorro energético, una atmósfera más plácida en la casa y una mejor conservación de la propia estructura del edificio. Este aislamiento se desarrolla muy bien sobre todo en cámaras de aire que son muy estrechas, que se encuentran a quince milímetros de espesor, que son reutilizables y que pueden aplicarse por medio de adhesivo.

Hay que tener muy presente la polivalencia de este aislante. Se comporta de manera excepcional frente al frío; se aplica con una densidad equilibrada, se adapta a climas gélidos, tiene uno de los coeficientes de conductividad más bajos existen, etc. Al mismo tiempo, esta baja conductividad térmica también favorece que las perlas de poliestireno sean muy recomendables para enfrentarse al calor; sus buenas prestaciones en climas muy cálidos son evidentes. Tampoco podemos olvidarnos de que este material es ecológico, respeta el medio ambiente, apenas precisa mantenimiento y puede aplicarse en muy diferentes zonas de la vivienda.