Un mejor aislamiento de los tabiques palomeros gracias a Insuver Black

 Lana mineral de conductividad térmica baja para aplicar por medio del aislamiento soplado

Los tabiques palomeros se construyen sujetando una fila de ladrillos en parte sobre la fila de abajo, un apoyo que se realiza en los extremos; las oquedades resultantes se reparten de manera regular. Para aislar este tipo de estructura se recomienda emplear lana mineral a través del aislamiento soplado.

No hay que olvidar que la lana mineral es muy utilizada a la hora de optar por el aislamiento acústico y térmico. Se consigue reciclando vidrio, el cual se caliente a mil seiscientos grados; una vez que está en estado líquido, se obtienen unas fibras o hilos que van entrelazándose, dando lugar a la lana mineral a granel borra (la borra se trata del material sin procesar que se emplea para el insuflado).

No obstante, cuando se refiere a aislar tabiques palomeros, el Insuver Black es el material recomendado. Compuesto por nódulos de lana mineral, suele aparecer comprimido en sacos. Son las máquinas las que se encargan de insuflarlo tanto por dentro como por fuera de la vivienda. No hay duda de que se trata de un método de calidad a la hora de afrontar la rehabilitación y el aislamiento acústico y térmico de tabiques palomeros. Entre las ventajas que el Insuver Black aporta podemos destacar las siguientes:

  • Mantiene las prestaciones del sistema inalteradas durante toda la vida útil del edificio, no se degradan con el tiempo.
  • Material inerte que no es medio adecuado para el desarrollo de microorganismos
  • Mejora de la eficiencia energética de la vivienda y el ahorro económico de la factura de calefacción y refrigeración
  • Mejora del aislamiento térmico del edificio
  • Prestaciones acústicas
  • La barrera de aislamiento no se asienta con el paso de los años
  • Producto sostenible con composición en material reciclado superior al 50%. Material reciclable 100%

En lo que se refiere a la técnica que ha de emplearse, la más idónea es el aislamiento soplado. Se trata de una solución óptima para impedir pérdidas energéticas en buhardillas, áticos, cubiertas o tejados. Se aplica con facilidad y rapidez y aporta gran comodidad a los usuarios.

Se aísla el espacio resultante entre los tabiques palomeros, construidos en una bajo cubierta para aguantar el tejado. Es este espacio no habitable el que se aísla, de manera que el aire caliente, con un peso mayor que el frío y, por tanto, con tendencia a subir antes, no se escape de la vivienda; para ello, el asilamiento soplado es la técnica perfecta, ya que distribuye el aislante a granel entre los tabiques palomeros y puede aplicarse con gran espesor. Entre las ventajas de este procedimiento se encuentran las siguientes:

  • Rápido
  • Ecológico
  • Sin obras
  • Proporciona un gran ahorro energético
  • Capacidad de aplicar grandes espesores
  • Limpio
  • Sin mantenimiento

 

Los beneficios de materiales aislantes ecológicos

En los últimos años, se ha crecido a pasos agigantados en materia de construcción gracias a que las sociedades están apostando por un desarrollo más sostenible. En ese sentido, se deben tomar en cuenta diversos aspectos para asegurar que se cumplan con los requisitos necesarios para garantizar la eficiencia energética, tales como la orientación de la vivienda, los materiales de construcción, etc. Y es que, en la actualidad, durante la construcción de una vivienda o edificio, es esencial utilizar materiales aislantes y ecológicos, que provean resultados sostenibles a pesar de los costes que implican.

Hoy en día, los costes de una construcción ya no son tan importantes como antes, pues ahora se prioriza el desarrollo sostenible y, en ese sentido, los materiales aislantes ecológicos juegan un papel fundamental. De hecho, la Comisión Europea ha planteado objetivos bien claros con respecto al aumento de la eficiencia energética, por lo que es muy importantes que las edificaciones cuentan con todo lo necesario para garantizar de cara al futuro la reducción del impacto ambiental y mejorar la vida de los ciudadanos. En tal sentido, es vital contar con materiales de construcción que sean verdes y ecológicos, pero, sobre todo, que estén homologados con certificaciones conocidas como, por ejemplo, LEED, BREEAM o BIM.  Así que, si vas a construir un edificio sostenible, no te pierdas todo lo que te explicaremos a continuación en aislamiento termico Madrid.

Ventajas

Las principales ventajas que otorga el uso de materiales ecológicos en las construcciones son:

  • Capacidad térmica: el tipo de material aislante térmico ecológico es el que destaca en este aspecto, ya que suelen membranas impermeables con una enorme capacidad reflectante que permite un mejor aislamiento térmico en la construcción, incrementando de esa manera la eficiencia energética y, por ende, mejorando el confort térmico de la vivienda.
  • Aislamiento acústico: también se disminuye la cantidad de ruido del exterior que ingresa a la casa y viceversa, lo cual garantiza una reducción en la contaminación sónica y, en consecuencia, una mejor en el bienestar.
  • Materiales reciclables: al ser los elementos biodegradables las herramientas principales de la construcción, se garantiza una mejor sostenibilidad en la edificación y, además, se colabora con el planeta Tierra al reducir la cantidad de elementos contaminantes.
  • Durabilidad: por ejemplo, los materiales aislantes ecológicos tienen una garantía de 10 años y alargan la vida de útil de las cubiertas por muchísimos años.

Materiales ecológicos

Además de los materiales aislantes, en el mercado existen muchos más materiales ecológicos que hacen que las construcciones sean más sostenibles y aquí te los contamos:

Corcho

El corcho es sin duda el material ecológico más usado en las construcciones, pues es muy útil y además es sostenible y renovable. Destacamos de él su excepcional impermeabilidad, que le provee una protección envidiable contra humedades. Estos corchos combinados con un buen material aislante, harán de tu casa o edificio un lugar 100% sostenible.

Lino

Este material es 100% verde, ya que viene de la naturaleza misma y no contamina de ninguna manera. Las fibras de lino suelen usarse en la construcción de techos que buscan un aislamiento más ecológico.

Celulosa

Este material también se usa en los techos y su función principal es evitar las altas transferencias de calor, así como actual de aislamiento acústico. Sin embargo, con respecto a los problemas climatológicos, no resulta muy efectivo. La celulosa es básicamente papel periódico reciclado, de hecho, el 92% de su composición es este material, por lo que es muy ecológico también.

Lana de oveja

Como su nombre lo indica, este material proviene de un animal, pero cuenta con la desventaja de que sus propiedades aislantes se activan cuando se humedecen. Por ello, aunque es una buena opción, no es el mejor en cuanto aislamiento de cubiertas.

Arlita

Aunque viene materiales minerales, la arlita no contienen tóxicos en su composición, por lo que es muy usado en la construcción de edificios normales. Es muy duradero, ya que básicamente son pequeñas pierdas porosas que proveen un excelente aislamiento.

Aislar una bóveda catalana (o volta catalana)

Aprovechar una gran cámara de aire para reducir las pérdidas de energía

La bóveda catalana es capaz de crear en su interior una gran cámara de aire que, por lo general, no posee material de aislamiento. En los espacios con volta catalana es posible mejorar las condiciones del clima por medio de la inyección de material insuflado. Y es que hablamos de una clase de construcción que antaño solía usarse para cubrir con una luz el techo de las masías de Cataluña; a partir del siglo XIX, se empezaron a emplear en las fábricas.

El aislamiento insuflado se lleva a cabo mediante la inyección de aislamiento a granel en las cámaras de aire vacías de la volta catalana; el material aislante se distribuye por la cámara, de manera que se consigue un aislamiento despojado de puentes térmicos. Así se impide que el aire circule libremente y  que el frio o el calor entren en la vivienda; por consiguiente, se reducen las pérdidas de energía. La lana de roca, la lana mineral, la celulosa, la fibra de madera o las perlas de poliestireno con grafito (EPS) son algunos de los materiales usados en el insuflado.

Sobre la volta catalana

Se trata de un tipo de construcción que nació en Roma pero que se usa sobre todo en Cataluña. Se basa en utilizar una bóveda de ladrillos para cubrir un espacio por la parte plana y no por los lados gruesos. Su uso se hizo popular a causa de que dejaba construir con velocidad y sin cimbra (la estructura que aguanta un arco o bóveda de manera provisional en plena fase de construcción) cuando el recinto que debía cubrirse no era muy ancho y los albañiles carecían de la pericia requerida.

Por lo general, se construía con una cimbra delgada que se movía; también se construía sin cimbra, ya que el veloz fraguado del yeso dejaba colocar los ladrillos juntos para que se soportaran entre ellos. De este modo no era necesario usar una cimbra ni una bóveda provisional. La volta catalán es una clase de bóveda tabicada.

Grandes construcciones de artistas tan geniales como Antoni Gaudí o Rafael Guastavino apostaron por la bóveda catalana, que además se utilizó en muchas aplicaciones de la primera mitad del siglo XX; a partir de ahí momento empezó a ser sustituida por nuevos métodos de construcción y por materiales más modernos, como el hormigón y el acero. Hoy día, esta técnica está ganándose el interés de la arquitectura contemporánea, pues es altamente eficiente desde una perspectiva estructural; además usa materiales de origen natural y no necesita cimbra. La flexibilidad geométrica del mecanismo de construcción favorece un potencial mayor en las estructuras de la bóveda.

La bóveda catalana está bebe de la bóveda común de ladrillo de tiempos romanos, aunque los ladrillos ahora no se colocan verticalmente como antaño, sino que se usan planos que suelen ser de tres capas. Por medio del montaje de diferentes capas de ladrillos y del empleo de mortero de yeso rápido, la primera capa puede alzarse sin requerir una estructura de revestimiento.

Aislamiento en función de la vivienda

Para controlar de una manera adecuada la eficiencia energética de una vivienda o de un edificio, resulta imprescindible saber valorar la importancia del aislamiento térmico y del aislamiento acústico. Los materiales que vayan a emplearse en las tareas de instalación del aislante variarán según la zona de la casa en la que se vaya intervenir y según el clima del territorio en el que nos situemos.

Los materiales para el aislamiento dependerán de la preferencia que tengamos, es decir, de si nos preocupa más el aislamiento térmico o el acústico. Aunque hay multitud de opciones en lo que a la elección de materiales se refiere, es importante decantarse por materiales respetuosos con el medio ambiente.

Calidad absoluta y respeto al medio ambiente

Para aislar las viviendas, los garajes y los locales, suele ser común echar mano de materiales como la fibra de madera, la lana de roca, la celulosa o las perlas EPS de granito. Cada producto facilitará una diferente instalación según sus características. Eso sí respetar el medio ambiente es una coordenada común que el usuario deberá intentar cumplir siempre, optando, por supuesto, por materiales que le aporten la máxima calidad a la hora de aislar. Algunos materiales que cumplen estas premisas son los siguientes:

La celulosa será ideal para aislar el calor del verano, y podrá instalarse por medio del proyectado, el insuflado o el soplado; la sensación térmica que aportará la celulosa será parecida a la que aportaban las casas antiguas, esas que tenían recios muros y lograban conservar el frescor durante el estío. Además, la celulosa puede aplicarse en distintas zonas de la casa, y apenas necesita mantenimiento.

La fibra de madera, por su parte, es capaz de aislar el frío, el calor y el ruido, de ahí su polivalencia; podrá instalarse mediante el insuflado y el soplado, y ofrecerá un aislamiento óptimo a las casas. También se inyecta por soplado e insuflado la lana de roca, material ecológico para el aislamiento que posee una conductividad baja, lo que lo hace resistente al frío; al mismo tiempo, se comporta fenomenalmente ante los fuegos.

Las perlas EPS grafito son ideales para viviendas ubicadas en climas más extremos, ya que poseen uno de los coeficientes más bajos de conductividad; en climas cálidos, reducen hasta un treinta por ciento las necesidades de aclimatación. Y es que hay muchas alternativas para aislar térmica y acústicamente una vivienda. La ayuda de los expertos y profesionales del sector ayudará a tomar una decisión acertada a cada usuario de los materiales aislantes.

Proteger los bajo cubiertas con fibra de madera Steico Zell

Eliminar el calor en la vivienda por medio del aislamiento de fibra de madera

La fibra de madera Steico Zell es un producto muy apropiado para eliminar el calor de nuestra vivienda; su baja conductividad térmica, así como su alta capacidad térmica másica, propician que la fibra de madera sea idónea para conseguir aislar tanto en invierno como en verano. Ese buen aislamiento térmico se complementa con un notable aislamiento acústico además, lo que favorece la comodidad y la tranquilidad en el hogar.

Si se busca un aislante para combatir el calor del estío, la fibra de madera Steico Zell será la opción mejor, pues cuenta con un alto calor específico como material; al tardar muchas horas en la transferencia del calor y al tener un alto desfase térmico, la fibra de madera es estupenda para aislamientos orgánicos.

Los mejores modos de aplicar la fibra de madera suelen ser: por un lado, el inyectado o el insuflado en cámaras de aire tanto por el exterior como por el interior de los edificios; por otro lado, el soplado en buhardillas deshabitadas. No hay que olvidar que el aislamiento soplado es un método idóneo para aislar térmicamente espacios muy concretos de las viviendas, como tejados, cubiertas o buhardillas deshabitadas, lugares todos ellos propensos a la pérdida de energía (el aire caliente tiene menos peso que el frío y termina subiendo hasta las partes altas de la casa). Por ello es vital aislar las zonas que lindan con el exterior.

La fibra de madera a granel es el aislante que resulta de triturar madera con prensado en seco o en húmedo, según el mayor o menor consumo de agua y energía, además de agregarle aditivos como las sales de boro. Y es que la fibra de madera tiene una conductividad térmica baja (0,039 w/ m*k), es decir, idónea, ya que se encuentra dentro de los parámetros de los mejores aislantes (entre 0,028 y 0,042 w/ m*k). Esta baja conductividad térmica, unida a la alta resistencia térmica, favorece que la fibra de madera sea un aislamiento óptimo.

Steico Zell es un asilamiento natural ecológico sustentado en la fibra de madera, que a su vez tiene una producción que se rige por el certificado técnico europeo (ATE-12/0011) y que respeta las normas sobre el tratamiento del polvo. Y es que la madera es la materia prima del Steico; sus aislantes resguardan en verano las viviendas de la acción del calor, por lo que hacen que las temperaturas disminuyan dentro de la casa. Además el Steico aísla de los ruidos del exterior y de las humedades. Steico Zell vale para insuflar sobre los forjados bajo cubierta o en los muros, ya que se trata de un aislante acústico y térmico idóneo para forjados, cubiertas y paredes. De Steico Zell debemos comentar lo siguiente:

Puede usarse sin corte

  • Se trata de un material reciclable, ecológico y que respeta el medio ambiente
  • Su aplicación continua de calidad se efectúa por los profesionales certificados Steico
  • Produce un llenado homogéneo que elimina los puentes térmicos
  • Tiene el certificado técnico europeo ATE-12/0011
  • Tiene altas prestaciones aislantes en invierno y en verano
  • Óptimo aislamiento acústico en asociación con los paneles aislantes Steico
  • Abierto a la difusión del vapor
  • La fibra de madera Steico Zell cuenta además con las siguientes propiedades:
  • Conductividad térmica 0,038 w /m*k
  • Reacción al fuego según la norma EN 13501-1: clase E

Las empresas especializadas en la instalación de Steico precisan de un curso de formación técnica para obtener la certificación Steico

  • Únicamente las empresas certificadas pueden insuflar Steico Zell.
  • Densidad de aplicación ρ [kg/m³]: Soplado: suelo de buhardillas (aprox. 32-38);
    insuflado: cubiertas, suelos, paredes (aprox. 35-45).
  • Calidad del aire interior: A+
  • Factor de resistencia a la difusión de vapor de agua μ: 2
  • Código de reciclaje (EAK) 030105 / 170201
  • Calor específico: 2100 c [J/(kgxK)]
  • Componentes: fibra de madera, retardador de fuego